miércoles, 18 de septiembre de 2013

ODA A PAMPLONA


Pamplona bella, Pamplona laboriosa
Pamplona de mil historias.
En la orfandad de mi infancia
de la mano de mi padre
con la  inspiración de Dios
me llevó  a su morada radiante
guardándome con esmero
en su cálido seno maternal
brindándome la sabia fecunda
de su sabiduría ancestral .
Pamplona , siempre Pamplona ,
el frío , la lluvia y la neblina ,
templaron mi espíritu
para  ascender la empinada cuesta
de  la jornada existencial.
Templo luminoso,  fiel orientación
de maestros , músicos , poetas y  filósofos
insuflaron en mi corazón
la semilla del bien y la belleza.
Madre de pueblos y ciudades,
Pamplona venerable, Pamplona devota,
Pamplona pensativa y fraterna,
áureo  refugio en la montaña .
Las ondas del río milenario
entonan la canción de amor
vibrante en su cuerpo constelado
acompañándome por siempre
en mi vida saturada de ritmos y colores.
Pamplona  hermosa, Pamplona luminosa ,
álbum de mis andanzas juveniles,
madre protectora y  generosa
palpita en mi  corazón emocionado
la  gracia de su encanto señorial
su  perfume de  rosa sideral
con  la sencillez aldeana
de  la entrañable tierra colombiana.




Dedico esta Oda a Marlene Aguilar, a los estudiantes que compartieron conmigo las experiencias vitales en Pamplona, en las décadas del 50 y 60. A la Liviana del Carmelitano ,  con mucho afecto de este poeta sideral y por supuesto a todos los pamploneses y pamplonesas a quienes siempre llevaré en mi recuerdo a través de estos humildes versos.          
                       

     Rubén Darío Becerra Roa
                                 Poeta sideral
                                     Febrero  2012


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario